miércoles, 28 de noviembre de 2012

Libros leídos 2012 - 52 - Tres vidas chinas - Dai Sijie

- Libros 1 al 10
- Libros 11 al 20
- Libros 21 al 30
- Libros 31 al 40
- Libros 41 al 50
- 51 - Y pese a todo - Juan De Dios Garduño
- 52 - Tres vidas chinas - Dai Sijie


Dai Sijie es un escritor chino afincado en Francia. Su obra más conocida es Balzac y la joven costurera china.

Tres vidas chinas es un libro que recoge tres cuentos.Tres breves historias ambientadas en los años noventa del siglo XX. A través de los habitantes de la isla Nobleza viviremos tres historias, distintas en la forma pero parecidas en su fondo. Estas tres historias además de ser un pequeño retrato de la vida en China, son, en el fondo, una potente crítica al sistema de gobierno chino de la época, a caballo entre el capitalismo y el comunismo.

Ho Chi Minj

El director de la cárcel acude a la muda vendedora de tofu para comprarle a su sobrino enfermo de progeria. Lo alojará en un almacen de la cárcel, donde lo someterá a determinadas pruebas (torturas más bien) con el propósito de hacerlo pasar por el preso 9413. Un bonito relato que nos cuenta una triste historia. La corrupción hecha poesía en este emocionante relato.

El Bogart del deposito de agua

Una adolescente, patinadora artística, escrbiendo sus recuerdos sobre las historias que le contaba su madre, gravemente enferma, y ahora desaparecida y tal vez muerta. Su padre trabajaba de vigilante del depósito de agua en un campo de reeducación de presos y su madre reciclando componentes electrónicos. A su padre le llamaban Bogart, por su forma de fumar como el famoso actor de Casablanca. La niña cree que su padre mató a su madre. En un pais como China nada es lo que parece. Es este un relato duro, pero bajo el recuerdo de la niña se suaviza y te permite distanciarte un poco de él.

En un contenedor como éste vive el protagonista del primer relato.

El acorazado pasa a través de las montañas

Una madre, ayudada por su hijo pequeño, forjando una cadena, en la antigua forja de su marido, para atar a su hijo mayor, de veinte años. Su hijo ha perdido la razón a causa del envenenamiento tóxicos por los materiales que separa en la fábrica de reciclaje de componentes electrónicos donde trabaja. El hijo menor es el protagonista de esta sórdida historia. Gracias a una beca podrá acceder a la universidad de bellas artes. De los tres es éste el relato más flojo.

En resumen Tres vidas chinas es un libro que se lee muy fácilmente, breve y sencillo y con un componente poético que lo hace muy atractivo.

Estos son tres fragmentos, uno por relato, de la novela.

"Pues, al igual que su tía, él sabía muy bien que en este mundo, aparte de un circo, nadie podría interesarse por él.
Por eso, por muy siniestramente carcelario que resultara aquel almacén, con sus finas columnas de hierro culminadas con una corona abierta, a él le recordaba un castillo; sus altos ventanales laterales, aunque cubiertos de polvo, se le antojaban tan luminosos y refractantes como los de la catedral gótica de Chengdu, a mil kilómetros de su isla, en la que una vez su madre estuvo rezando con él atado a la espalda, cuando tenía tres años y ya se encontraba enfermo de progeria."


"Yo bailaba para mi madre sobre el depósito de agua helada, sin poder detenerme, y sin embargo no recuerdo haberme cansado, el agua parecía flexible bajo mis hábiles patines."

"Como las alegrías nunca vienen solas, al cabo de unas semanas, gracias a un error de manipulación, descubrió otro televisor que todavía tenía sonido. La cabaña entera se estremeció por efecto de las ráfagas de disparos, los gritos de los soldados. El hijo menor, que entonces todavía era un chico muy aplicado, tuvo la divina idea de encender el televisor mudo y encontrar la imagen que encajaba con el sonido."

5 comentarios:

Roberto dijo...

Curiosos planteamientos, desde luego. No he leido nada de este autor y me lo anoto.

alcorze dijo...

No había leído nunca a escritores chinos, no así con los japoneses. Ha sido una experiencia interesante.

David Gómez (Bolzano) dijo...

Buena reseña. Siempre nos picas la curiosidad.
Yo tengo pendiente, aunque se ha enterrado en la lista de lecturas el de Balzac y las costureras. Me llamó mucho la atención. No sé si su estilo será diferente al del relato, pero pinta bien.

saludos

Shorby dijo...

Lo apunto, que me ha dado ahora por hacerme con autores orientales =)

Besotes

alcorze dijo...

Ya me dirás qué tal, David.

Shorby, espero que te guste.